Banda sinfónica

La Banda Sinfónica se inició en el año 2003 como un proyecto de formación musical que involucra todas las edades y todos los grados del colegio. Tiene como inspiración inicial el Programa Nacional de Bandas del Ministerio de Cultura que tiene ya más de 20 años y que cuenta con cerca de 1000 bandas en todo el país, con la curiosa y triste excepción de Bogotá. Tiene, en consecuencia, una base instrumental compuesta por flautas traversas, clarinetes, saxofones sopranos, altos y tenores, trompetas, trombones, fliscornos, tuba y percusión y se diferencia de la mayoría de agrupaciones municipales en el hecho de que los instrumentos no pertenecen a la casa de la cultura correspondiente, sino a los alumnos (con excepción de la tuba, la percusión, y otros instrumentos de muy elevados costos).

No hay antecedentes conocidos en Bogotá en relación con una agrupación musical de este tipo organizada por un colegio, razón por la cual el proceso de nuestra Banda es seguido con atención por las autoridades musicales de la Alcaldía de Bogotá y del Ministerio de Cultura.

La Banda se propone como un proyecto de formación musical porque ofrece de forma gradual los elementos teóricos y prácticos necesarios para una adecuada y constante aproximación al mundo de la interpretación musical individual y grupal, en un contexto escolar. Involucra, así, a todas las Etapas del Claustro, en función de sus posibles desempeños. En la Etapa 1 (Jardín a Tercero) se denomina Banda Infantil y se trabaja con instrumentos del método Orff (percusión y flautas dulces) lo cual permite dar a conocer los primeros elementos de teoría con énfasis en el ritmo. En la Etapa 2 (cuarto a sexto) se denomina Banda prejuvenil. Los niños después de haber cambiado su dentición, escogen su propio instrumento y junto con la información relativa a la lectura musical van ensamblando obras de acuerdo con su nivel, que en muy pocas sesiones pueden ser ya interpretadas por todos. En las Etapas 3 y 4 (Séptimo a Undécimo) se denomina Banda Juvenil. El repertorio gana en amplitud y complejidad y los años acumulados permiten trabajar con mayores niveles de exigencia interpretativa.

La adaptación del proyecto a nuestra organización por Etapas permite contar siempre con los reemplazos y las promociones adecuadas, de manera que cuando los alumnos de Undécimo que pertenecen a la Banda se gradúen, puedan ser reemplazados por los que ingresan a séptimo, como en efecto ya está sucediendo.

La Banda en sus diferentes niveles realiza ensayos individuales donde forma a cada uno de sus integrantes para obtener un buen desarrollo grupal. Se realizan igualmente ensayos por cuerdas (grupos de instrumentos), basados en actividades como clases teóricas y gramática musical, mantenimiento, limpieza y armado del instrumental, técnicas de práctica individual y lectura de partituras. Igualmente, se adelanta un ensayo general semanal en el que aplican en conjunto el ensamble de las obras, el balance instrumental, la afinación y educación auditiva de cada uno de sus integrantes, para lograr la realización de metas conjuntas y en equipo (conciertos) Esta labor va encaminada no solo a lo anteriormente descrito sino que permite también la interacción con grupos e instituciones locales, distritales y nacionales, que nutren y dan una perspectiva humana más amplia a sus integrantes.

En los pocos años de este proyecto, la Banda Juvenil se ha presentado en diferentes escenarios: el Auditorio del Claustro, su sede; la Universidad Central, el parque de Usaquén por invitación de la Secretaría de Educación de Bogotá, el Festival Zonal de Bandas de Cundinamarca en Tocancipá, por invitación de los organizadores, el II Concurso Nacional del Bambuco en Tocancipá, donde concursó con otras 12 bandas del país, obteniendo el segundo lugar con el bambuco Búscame de Jorge Alejandro Medellín (rector del Claustro).

 

Desde el año 2006 el proyecto se encuentra en un muy interesante proceso de adaptación al perfil de sus integrantes, que incluye la ampliación del repertorio a algunos de los géneros que los alumnos prefieren, en un contexto un poco más urbano e internacional que municipal o local. Esta adaptación supone también la incorporación de algunos instrumentos que si bien se apartan de la configuración original de banda sinfónica, como el teclado, el bajo eléctico, las timbaletas y las congas, ofrecen sonoridades muy atractivas y la posibilidad de trabajar géneros de gran aceptación juvenil como el bolero, el son, la salsa y el jazz. Esta adaptación está configurando una agrupación distinta, que no reemplaza a ninguna de las anteriores, y que con el nombre de Banda Especial, incorpora a los más destacados músicos de varias etapas, incluidas también las mejores voces que actúan como solistas en algunas canciones y como coro en otras.

 

Los alumnos de las distintas agrupaciones, infantil, prejuvenil y juvenil y Especial gozan de un tratamiento singular en la conformación de sus obligaciones académicas que les permite cumplir sin contratiempos ambas responsabilidades.

La Banda Sinfónica, consolidada ya como el proyecto artístico más importante en la historia del Claustro, se encuentra directamente vinculada a la Rectoría del Claustro y ha contado desde sus inicios con la dirección musical del maestro Germán Hernández, director titular de la Banda Especial de Tocancipá y varias veces ganador del Concurso Nacional de Bandas de Paipa. Luego contó con la presencia permanente de Julián Salazar, primero como director asistente y más tarde como director titular. Actualmente el maestro Jorge Hernández es el director titular. En la celebración de los 40 años del Claustro, la Banda Especial realizó una presentación en público, con arreglos y bajo la dirección del Rector del Claustro.

En la actualidad se encuentra preparando su primer CD con lo mejor de su repertorio.