Bienvenida de la rectora

Bogotá,D.C., febrero 09 de 2018

Queridas familias del Claustro.

Después de varias semanas de aparente quietud y silencio en este bello rincón, volvieron nuestros niños y nuestras niñas, con sus sonrisas puestas y los sueños a flor de piel. ¡Cómo no querer abrazarlos para darles la bienvenida…! Les preguntamos los motivos de su regreso y sus respuestas, todas llenas de afecto, de esperanza y de alegría nos trazaron una vez más la ruta. Todos nosotros, los adultos que los guiamos y cuidamos, traemos también nuestro equipaje repleto de ilusión para un año que, desde ya, sabemos estará lleno de experiencias vitales y muy significativas, en las que son sus hijos nuestros maestros.

Ustedes ya saben que aquí sucede la vida con toda su pasión y sus colores; aquí, en el Claustro, todos cantamos, reímos, escribimos, calculamos, pintamos, pensamos, escuchamos y preguntamos cada día, con la frescura infantil y juvenil que nos dejamos contagiar. Agradecemos cerca del agua el nuevo día y nos despedimos con el deseo de regresar. Gozamos de un paisaje diario en el que la diversidad natural nos maravilla. Entonces nos gusta ser diferentes. Nos gusta reconocer en sus niños sus talentos, sus necesidades, su manera única de ser, de sentir y de aprender. Celebramos y respetamos la diversidad, porque sabemos que nos enriquece. Así es nuestro colegio. Así es el Claustro.

Como es costumbre, nos ponemos a sus órdenes. Las puertas están abiertas. Recuerden aquello que siempre hablamos desde el primer día: somos familia y como familia nos debemos lealtad, confianza y solidaridad. Mientras más cercana sea nuestra comunicación, tanto mejor. No son los chats los espacios prudentes para socializar sus inquietudes. Esas inquietudes son siempre muy importantes y bien ameritan abrir ustedes y nosotros, espacios y tiempos para conversar, como se hace en familia. En estos tiempos de tanta desconexión humana, nuestros niños y niñas son el mejor pretexto para apagar los medios y atenderlos como lo merecen. Son el mejor pretexto para que compartamos un buen café y hablemos sobre esas inquietudes en este, nuestro bello lugar, lugar sagrado porque trabajamos todos con el alma y el corazón. Nos corresponde entonces, honrarlo dando siempre el mejor ejemplo de amable y respetuosa convivencia.

Reciban un abrazo muy afectuoso, deseando para todos, salud, amor y paz.

Su amiga,

Ángela Medellín Becerra.

Madre, maestra y Rectora del Claustro


Próximos eventos

Sorry, we currently have no events.
View All Events